Cadete





Hormiguita Ocaña, primera candidata a diputada nacional de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires,
desconoce el caso Maldonado: "Ni el gobierno va a durar...".

jueves, 10 de agosto de 2017

Cristina y Game of Thrones: liderazgos y pruebas personales

Martín Piqué en La otra.-radio


Apertura del programa
Primera parte
Segunda parte

Hace 50 años se formaba en Gran Bretaña una banda de rock que atravesó décadas, el Atlántico, rotundos giros estilísticos (del áspero blues británico al pulcro pop-rock californiano), formaciones, romances, conflictos, albums de divorcio convertidos en notables hits y un puñado de grandes canciones: Fleetwood Mac empezó en Londres en 1967 como un desprendimiento de The Bluesbrakers, integrada inicialmente por el guitarrista Peter Green, el baterista Mick Fleetwood y el bajista John McVie. Los apellidos de los dos últimos le dieron el nombre a la banda y ellos fueron los únicos dos que permanecieron a lo largo de décadas, mutaciones y continentes. Pero se hicieron muy famosos después de cruzar el charco, en California (todo un cambio), cuando Green ya se había ido y se sumó la pareja formada por la cantante Stevie Nicks y el guitarrista Lindsey Buckingham y la tecladista y cantante Christine Perfect, que iba a terminar formando pareja con John McVie y haciéndose famosa como Christine McVie. Durante sus años de mayor popularidad las dos parejas fueron el eje artístico de la banda, tanto en sus períodos de relación armoniosa como en sus crisis, de las que extrajeron material para sus discos más exitosos -particularmente Rumours, de cuya salida se cumplieron 40 años. Después de muchos discos, una carrera zigzagueante y varias disoluciones, en 2003 se reunieron para grabar su último disco en estudio: Say you will. Hicieron una gira en 2014 y anuncian sacar un disco con nuevas canciones "en un par de años". El domingo en La otra.-radio debutó el columnista Marc Perilli, un fan de la banda, que nos ayudó para desenredar esta madeja pop y con quien nos dedicamos a escuchar canciones de su período más fructífero (1968/1987).



La otra tuvo este domingo como invitado especial a Martín Piqué, un periodista que pasó entre varios otros medios por Página 12, Radio América y ahora sigue en Tiempo Argentino y conduce Vayan a laburar en la madrugada de AM 750. Con Piqué y Perilli hablamos de su pasión compartida por Games of Thrones, cuyo episodio 4 de la séptima temporada -que le quitó el aliento a sus seguidores y estalló el domingo en las redes sociales- acababa de emitirse cuando hicimos el programa. Los dos hicieron mucho para convencerme de que la vea.



Con Piqué también hablamos de este último tramo preelectoral que tiene en vilo al país entero, siguiendo una conversación que habíamos iniciado semanas atrás en su propio programa:

"Pasaron las semanas y ya nadie se pregunta por las internas del PJ -dice Martín-, que era tema de apasionada conversación hace no tanto tiempo, lo cual muestra que no había una gran demanda social, como planteaba Randazzo, por dirimir una primaria entre él y Cristina. Yo estoy convencido de que la decisión de Cristina fue correcta. Si se hubiera equivocado, hoy la sociedad estaría diciendo: 'no, Cristina, queremos unas PASO con Randazzo'. Por el contrario, me da la sensación de que, como dicen algunos estrategas políticos, cuando tenés a casi todos los medios en contra, en ese escenario podés incluso tirarte a ganar las elecciones si lográs conectar con un sustrato de emociones, frustraciones y desencantos de gran parte de la sociedad. Creo que Cristina está logrando conectar con eso y está a las puertas de una muy buena elección".

"Incluso en relación con Game of Thrones -linkea Martín una cosa con otra-, está el tema del liderazgo, de cómo hacés que te sigan. Tenés que pasar una prueba personal que demuestre que sos vos. Cuando muchos decían que Cristina se tenía que preservar, que no fuera candidata, yo creo que si ella quería que esta experiencia histórica perdure -porque el peronismo, además de ser un montón de cosas es un partido de poder-, tenía que demostrar que quiere seguir peleando. Si no seguís peleando... Incluso había sectores cercanos, te hablo de hace ya bastante tiempo, algunos de la propia Cámpora que decían: 'hasta último momento tiene que jugar a que va a ser candidata y después cederle ese espacio a otro'. Hay que esperar, porque todavía esto no terminó, pero creo que la experiencia de un peronismo que recupera sus banderas históricas -algunos dicen que es el peronismo de izquierda de esta etapa-, en el complejo mundo del panperonismo, de la gran familia del justicialismo, por lo menos de su dirigencia, si ella no jugaba en persona, iban a considerar, hasta alegremente, que esta era una etapa terminada".

"Yo hace un tiempo le hice una entrevista a Oscar Parrili -sigue Piqué-, todavía faltaba bastante para las definiciones de las candidaturas de las PASO; y él me citó una frase del dirigente colombiano Jorge Eliécer Gaitán [1903-1948] cuyo asesinato desencadenó el Bogotazo. Cuando a Gaitán en un momento le preguntaron si quería ser presidente, él dijo: 'No es que yo quiera, es que me empujaron' [La frase textual de Gaitán: "Yo no me siento a la cabeza de la multitud, me siento empujado por ella"]. Y yo creo que con Cristina pasó eso. Porque en la supuesta reunión que tuvo hace unos meses con Pérsico y Navarro quizás veía las cosas de otra manera, pero los flojos resultados económicos del macrismo y la torpeza de gran parte de la dirigencia opositora la empujaron a presentarse. Vos fijate que la primera que instaló en la agenda el tema de las tarifas, de la pérdida del poder adquisitivo, de los recortes de derechos, fue ella en su discurso en Comodoro Py, en abril de 2016. Esto lo suele decir Máximo Kirchner y yo estoy de acuerdo, ella ahí dijo cosas que nadie decía. Hasta ahí era todo oposición amigable con el macrismo, especulando si todavía seguían los 100 días de la luna de miel. Pero ella ahí planteó los temas que al final terminaron siendo las claves de esta elección. El vicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera dice que cuando se produce una victoria o una derrota electoral siempre está precedida por una victoria o una derrota política y cultural. Primero ganás o perdés políticamente, en el debate cotidiano, y después eso se ratifica en una victoria o una derrota electoral. Se relaciona con el tema de quién instala los ejes de la campaña: claramente el macrismo intentó que esta campaña tuviera como eje las cuestiones de ética pública, la supuesta honestidad de los dirigentes, con un doble estandar evidente, poniendo el acento solo en el período anterior. Lo trataron de imponer a través de sus medios amigos. El otro eje lo quiso imponer Massa: la seguridad. Trajo al republicano Rudolph Giuliani, ex-alcalde de New York, con su slogan de tolerancia cero y mano dura. Pero el tercer eje era la cuestión económica, el deterioro del poder adquisitivo, el alza enorme del desempleo... Y Cristina quedó asociada a eso. También la izquierda, pero por falta de potencia y de representatividad social, porque la izquierda está creciendo pero por ahora no le alcanza ,la que quedó asociada a esa cuestión claramente fue Cristina".

Con Piqué también hablamos de la posición peronista que "a diferencia de la izquierda que te propone un proyecto emancipatorio para el futuro, el peronismo no te convoca a hacer un sacrificio para un mañana mejor, sino, como dice el artista Daniel Santoro, vamos a socializar el goce en tiempo presente: vos tenés que comer bien, que disfruten también los grasitas de los juguetes de calidad, que vayan a los lugares donde van a veranear las clases medias y altas. Y esto conspira con el afán de distinción que tienen los sectores medios y altos, a quienes les genera una neurosis de angustia sentir que el negro, el laburante, el grasita, el pardo estén veraneando al lado tuyo y tengan patrones de consumo que se te acercan. El peronismo no propone esperar, es distribución del disfrute ahora, la felicidad tangible". ["El materialismo histórico de la heladera llena", dice Jorge Asís].

Otro de los temas que tratamos es uno que Piqué conoce por dentro, porque ha trabajado en medios importantes en diversos momentos de intensidad política: el riesgo de las audiencias redundantes, por el que cada medio queda cercado a hablar solamente con un sector social que de antemano está de acuerdo con su línea editorial y busca confirmar lo que ya cree. ¿Cómo saltar ese cerco y llegar más allá, a oyentes y lectores que no tienen posiciones tan definidas, que a la larga son los que inclinan la balanza para un lado u otro? Martín Piqué se pregunta por esta cuestión, pone en práctica esa pregunta diariamente, trata de comprenderlo y resolverlo de cierta manera, que explica durante nuestra charla.

Todo sazonado por las sabrosas canciones de Fleetwood Mac. Y "El Aguante".

Apertura del programa, descargar acá.
Primera parte, acá.
Segunda parte, acá.

No hay comentarios: