Santiago Maldonado

Santiago Maldonado
Con vida te queremos

martes, 25 de abril de 2017

Un relato de los vejámenes a los que son sometidas Milagro Sala y las otras presas políticas de Gerardo Morales

Daniel Cholakian en La otra.-radio, para escuchar clickeando acá 



Daniel Cholakian (NODAL Cultura) viajó hace pocos días a Jujuy para visitar a Milagro Sala y a las otras cuatro compañeras de la Tupac que son presas políticas del gobierno radical/macrista/massista de Gerardo Morales.Presas desde el 16 de enero de 2016, ellas vienen sufriendo desde entonces, a cada hora de cada día, diferentes formas de violencia institucional. El procesamiento está viciado por graves irregularidades vinculadas a la intromisión del poder ejecutivo provincial sobre los tribunales que dispusieron su prisión. Estas irregularidades se mantienen pese a los reclamos de organismos internacionales de derechos humanos que denuncian la ilegalidad del procesamiento. Pero lo que agrava la violencia institucional que se está cometiendo sin interrupción desde entonces es el sistemático maltrato de las autoridades del penal, que son una forma perversa de tortura psicológica. Algo de lo que nos contó Cholakian en el programa del domingo:

"Lo que está pasando en Jujuy es muy violento: gestos de brutalidad, de venganza y de sumisión al poder de los Blaquier [la familia de empresarios que impulsaron y sostuvieron políticamente a la última dictadura militar] que son sorprendentes. A veces uno, cuando analiza estas cosas desde la perspectiva política de procesos de largo alcance, pierde de vista la brutalidad de lo cotidiano. Una de las cosas que a mí más me impresionaron en esta visita al penal es que yo no no tenía la dimensión de lo cotidiano. No tenía la dimensión de que una persona que está privada de su libertad solo pueda salir al patio de 11 a 13 y de 15 a 18. Y a las 18, cuando terminan las visitas, las celadoras meten a cada una en una celda y vos te vas. Todas esas mujeres detenidas, la mayoría injustamente, otras con causas penales, están sometidas a vejámenes, torturas, atravesadas por la violencia institucional de un modo que es difícil de comprender si uno no lo ve.

"Nosotros llegamos a ver a Milagro y lo primero que ella nos contó fue que, mientras esa misma mañana se duchaba, dos veces le abrieron la puerta para ver qué estaba haciendo, en un lugar donde solo hay una ducha y el agua que cae. Y después, poco antes del mediodía, fue a orinar al baño y le abrieron la puerta para ver qué estaba haciendo. Esta serie de humillaciones son constantes, nos contaba Milagro y nos contaban las compañeras. A Milagro le entran a la noche cuando está durmiendo y la despiertan. 'Sala, ¿qué está haciendo?', así dos o tres veces por noche. 

"Las compañeras nos decían que quieren lograr que Milagro en algún momento termine explotando, para después decir: 'Ah, la violenta, la que no cumple con las reglas del penal, no está en sus cabales y hay que internarla...'. Empezamos a averiguar qué pasa alrededor de ella y las compañeras nos cuentan que hay un grupo de cuatro personas, internas del penal, que hace no mucho empezaron a insultar a Milagro durante el momento de la visita, que es el momento de la tranquilidad, de compartir el mate con la familia, los bizcochitos. En ese momento van a insultarla, le dicen: 'a vos no te tocaron afuera pero acá te vamos a matar, negra de mierda, india'. Esto pasaba hasta que unas chicas que comparten el momento de la comida con Milagro salieron a defenderla, a pelearse con las agresoras. Entonces a dos de esas chicas a la noche les entraron a la habitación, entre los que entraron había dos hombres (algo que está prohibido), a una le taparon la cabeza con un acolchado para llevarla a la celda de castigo. Y como las pibas no se querían dejar esposar, a una la tiraron al piso y le pisaron la mano con el taco de la bota, esto ocasionó la rotura de algunos huesos de la mano, le rompieron los ligamentos de la muñeca, la piba tiene un yeso en todo el brazo. Eso lo hicieron a las 4 de la mañana, ella estaba semidesnuda mientras los tipos la filmaban para probar esta supuesta resistencia. Cinco horas después, a las 9 de la mañana, le sacaron las esposas. Ella había estado con los huesos rotos, esposada, y recién a las 10 y media de la noche la llevaron para que la vea el médico...".

Esta es solo una parte de lo que Daniel Cholakian nos relató. También se refirió al estado de devastación en que se hallan las obras que la Tupac construyó durante años, destrucción que debe interpretarse como una venganza perversa por parte de las clases dominantes de Jujuy, por el grado de organización popular que la Tupac había logrado.

Si desean escuchar el relato completo de la visita de Cholakian a Jujuy, pueden descargar el audio clickeando acá.

1 comentario:

nestorrfortuna dijo...

No es extraño que el gobierno de la pcia de Jujuy estee detras de todo esto ,con solo ver latrayectoria de su gobernador uno se da cuenta de lo que les estan haciendo a estas reclusas mas alla de si son culpables a no,de lo que si estoy seguro de que son culpables de haber dado bienestar a quienes nunca lo tubieron,en desmedro de la clase alta de esa pcia.puesto que llegaron a dar comodidades a los humildes que segun ellos estan reservadas en exclusiva para los ricos espero que la justicia verdadera tome cartas en esto y el proceso siga con estas mujeres en libertad como debiera haber sido de un primer momento.-