Dan vergüenza





domingo, 16 de abril de 2017

Crisis en el cine argentino: concentración frente al INCAA

#DefiendoCineArgentino #YoApoyoENERC #ApoyoINCAA #FueraAvelluto #EnElCineArgentinoNoHayGrieta  #SeTrataDelFondoINCAA


La crisis institucional del cine argentino, desatada por el intento del gobierno de desembarcar en el INCAA, se agravó en las últimas horas ante la amenaza del ministro Avelluto de que a partir de mañana se van a producir más despidos en el Instituto, y las declaraciones de la titular de la "Oficina Anticorrupción" Laura Alonso, de que el gobierno se propone una "solución integral" en el manejo gubernamental de un ente que, por ley, es autárquico.

La Asamblea Permanente en Defensa del Cine Argentino, que se constituyó el jueves pasado en el cine Gaumont, convoca a concentrarse frente a la sede del INCAA (Lima 319) para manifestar y visibilizar el repudio a la operación político-mediática que derivó en la renuncia del director del Instituto y del rector del ENERC. Y para proteger la autarquía del instituto, la ley nacional de cine y el fondo de fomento cinematográfico.

Cronograma:

- 12:00 hs.: Concentración frente a la sede del INCAA (Lima 319).

- 14:00 hs.: Conferencia de prensa de los diferentes representantes de asociaciones y organizaciones de la industria que se sumen a la convocatoria

* También se darán concentraciones y movilizaciones en distintas partes del país con el objetivo de visibilzar el conflicto en otras provincias.

También se conoció hoy un comunicado de DAC (Directores Argentinos Cinematográficos, la asociación general de directores autores cinematográficos y audiovisuales), con términos similares a los de la Asamblea. Ante la burda operación mediática llevada a cabo esta semana por personajes desconocedores del tema como Fantino y Feinmann, con "denuncias" confusas, inconsistentes y mal armadas, DAC infiere la intención del gobierno de justificar la intervención del INCAA y desfinanciar el Fondo de Fomento Cinematográfico creado por la Ley de Cine 17741, reformada en 1994. Este fondo se sostiene con el aporte económico del 10% de la entrada que paga el espectador de cine y, en mayor medida, por el Canon que pagan las empresas concesionarias de radios, canales de televisión abierta y cable. La crisis autogenerada por el gobierno tiene la intención de llevar a cabo la propuesta de la fundación económica FIEL (ya publicada en el Boletín Oficial) de suprimir estos aportes, aniquilar la autarquía del INCAA y liquidar a la escuela de cine ENERC, que depende del Instituto. Esta es la declaración de DAC:

Ante los hechos que son de público conocimiento y que amenazan el normal desarrollo de la actividad audiovisual nacional, DAC – Directores Argentinos Cinematográficos – expresa su más absoluto rechazo y repudio a las formas con las que el Gobierno Nacional ha decidido, sorpresivamente, llevar adelante una violenta intervención de un Ente Autárquico como lo es el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, organismo consagrado por Ley y Patrimonio Cultural de todos los argentinos.

Aun cuando se pretenda disimular, el verdadero objetivo que provoca toda esta desmedida y sobreactuada reacción oficial es el Fondo de Fomento, quien sustenta toda la actividad de la producción audiovisual.

Estos fondos están conformados por aportes fijos establecidos en porcentajes según la Ley de Cine 17.741, sancionada en 1968 y reformada en 1994 por el Congreso de la Nación, con la incorporación del aporte económico de la televisión.

Ley ejemplar la citada, que fuera principalmente impulsada por DAC en una histórica lucha a la que se sumaron, uno a uno, los distintos sectores de la cinematografía, certificando así el unánime consenso de toda la industria.

El Instituto Nacional de Cinematografía pasó entonces a ser Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales.

Desde entonces, el mundo entero ha sido testigo del desarrollo de nuestro Cine Nacional y de su valoración en todas las pantallas, afirmando el crecimiento de su público y de toda la industria audiovisual y cultural que representa.

Solo tienen cine aquellos países que lo protegen, y privilegian su producción como actividad promotora de su cultura nacional y su historia, para los argentinos y para todo el mundo.

En Argentina, los fondos de fomento cinematográfico provienen en parte del 10% del valor de la entrada que paga el espectador para ir al cine, y otra parte mayoritaria deviene del Canon que pagan las empresas concesionarias de radios, canales de televisión abierta y cable, para poder utilizar las señales que son de nuestra nación y gracias a las cuales esas empresas obtienen su lucro comercial.

Es posible que una nueva ley llamada de Convergencia, promovida por el Poder Ejecutivo, que dejó sin efecto la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual haciendo uso de un Decreto de Necesidad y Urgencia – DNU - cuya presentación al Congreso ha sido aplazada para después de las elecciones, cambie el status de los canales de cable a compañías de telecomunicaciones, con lo cual ya no deberán cumplir con el pago del Canon establecido por la ley.

También según la reformulación del Sistema Tributario Argentino propuesto por la consultora económica FIEL que obra en poder del Gobierno Nacional a su pedido, como consta en el Boletín Oficial, estas corporaciones podrían ser eximidas de este tributo igual que ya lo han sido otras de rubros mineros y agrícolas.

Para que el INCAA no sea obstáculo el día en que fuera así desfinanciado, ahora se trataría de vaciarlo. Si ese fuera como parece el verdadero objetivo de la situación desatada, DAC defenderá junto a la Multisectorial Audiovisual que conforma, en conjunto con todas las instituciones nacionales, y con las más firmes acciones a su alcance, la plena vigencia de la Ley que contribuyó a crear, los fondos de Fomento Cinematográfico, la existencia del INCAA, su Autarquía, y también la continuidad de la magnífica tarea de la ENERC como irremplazable institución de la educación audiovisual argentina.

No es posible hoy confiar en quienes con una falta de diálogo absoluto, con objetivos poco claros que se amparan en reformas en búsqueda de una llamada transparencia, toman casi por asalto el INCAA, olvidando todo su significado histórico y avanzando sobre los fondos que le son propios a la actividad de la Producción Audiovisual Nacional.

Decididamente esto no debe permitirse jamás.

Es probable que nuevos actos de protesta se lleven a cabo durante el transcurso del BAFICI, que comienza este miércoles.

No hay comentarios: