Cadete



martes, 14 de febrero de 2017

Macrismo averiado

Solo un error muy grueso del peronismo y el kirchnerismo podría lograr que la derrota del régimen en octubre no sea aplastante



La difusión del acuerdo leonino del grupo macri por la deuda que tiene con el estado argentino, acuerdo firmado por el propio gobierno macrista en perjuicio del estado cuyos intereses debería defender, saca a la luz del día la matriz de negocios que cimentó la fortuna de los macri a lo largo de décadas. Los macri se hicieron ricos estafando al estado, desde la dictadura hasta hoy, sin interrupciones. La novedad de estos últimos 15 meses es que la misma familia atiende a ambos lados del mostrador. Mientras propone paritarias a la baja y un aumento bestial ya anunciado de las tarifas de luz, gas y agua. E inminentes aumentos del pan ($ 50 el kilo en pocos días) y el colectivo ($ 11 a partir de abril). La proyección de una inflación anual del % 17 es una nube, no hay duda. El sindicalista que lo tomara como una referencia válida perdería autoridad ante sus bases

El blindaje mediático puede seguir repiqueteando indefinidamente con la reapertura del Caso Nisman o la filtración bizarra de escuchas de conversaciones entre dirigentes opositores. El efecto que puede lograr esta insistencia en un contenido fatigado por el abuso es el descrédito de los emisores: no protegerán al gobierno, como pretenden, sino le mostrarán a sus receptores, "la gente", que les brindan una fantasía disociada de lo real.

Como no había sucedido antes con la difusión de los Panamá Papers o con las denuncias de delitos económicos de Gustavo Arribas (director de la Agencia Federal de Inteligencia y testaferro del propio macri), el escándalo del Correo tocó y dejó averiado al régimen. La noticia trascendió hace 6 días en el pequeño portal de noticias Nuestras Voces (Macri se autoperdonó 70 mil millones). En un primer momento el régimen apostó a que la noticia se disiparía gracias a las cortinas de humo de sus medios guardianes. Después salieron voceros de tercer y cuarta línea a ningunear la gravedad de la estafa en los programas de debate político. Estas primeras reacciones se muestran a esta altura ineficaces. La prueba: se trató de preservar la figura de macri, beneficiario y ejecutor de este "acuerdo" entre macri presidente y macri empresario. Como la noticia persiste en el comentario de la población azorada y agredida por medidas económicas antipopulares, hoy tendrá que ser la primera línea la que ponga la cara: el jefe de gabinete Marcos Peña dará dentro de un rato una conferencia de prensa desde la misma quinta de Olivos. Se esconde a macri pero se admite el peso institucional del escándalo.

Una encuesta de Analogías realizada este fin de semana muestra el grado de daño que el escándalo causó a la imagen del macrismo:

El 65% de los consultados está enterado: la noticia atravesó el blindaje clarinista. La mayoría de los que se mostraron enterados pertenecen a las clases medias y medias altas, la principal base social del oficialismo.

El 80 % de los que están enterados se manifestaron en desacuerdo con el arreglo entre macri y macri.

El 64% piensa que es un acto de corrupción.

La imagen positiva del presidente bajó en estos días 9 puntos y alcanza apenas al 43% (es decir: una parte significativa de quienes lo votaron en octubre de 2015 ya no le creen).

La imagen negativa de macri asciende hoy al 54%. 

Y las facturas con aumentos, el boleto, el pan todavía no llegaron.

Solo un error muy grueso del peronismo y del kirchnerismo podría lograr que la derrota del régimen en octubre no sea aplastante.