viernes, 23 de junio de 2017

Te lo prometo (Radiohead 1997 2017)


No me escapo más
te lo prometo
aunque me aburra
te lo prometo
aún cuando me dejes afuera
te lo prometo
voy a rezar mis plegarias cada noche
te lo prometo
no quiero ser tan estricto
te lo prometo
las broncas y las charlas anodinas
te lo prometo
aunque el barco esté averiado
te lo prometo
atame a la goma podrida
te lo prometo
no me escapo más
te lo prometo.

Radiohead, 1997 / 2017

jueves, 22 de junio de 2017

Destrucción de la industria electrónica: recesión, despidos, sustitución de productos nacionales por importados


FUENTE: Observatorio de Políticas Públicas-MPE de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV).

El complejo productivo industrial electrónico está integrado por diferentes cadenas de valores: la “línea blanca” (heladeras y freezers, lavarropas, cocinas, termotanques, aire acondicionados, etc.), la “línea marrón” (televisores, reproductores de DVD y equipos de audio, incluso para automóviles) y la “línea informática” (celulares, tablets, notebooks, netbooks, etc.). Estos productos son los que aportan mayor valor agregado en la demanda de mano de obra intensiva y el desarrollo de nuevas tecnologías.

Históricamente en Argentina este sector productivo se concentró en tres regiones: Capital Federal, Gran Buenos Aires y Tierra del Fuego. En los años 80, 152 empresas daban trabajo a 15 mil técnicos y profesionales. A fines de la década del 90, por la apertura indiscriminada de importaciones y el proceso de desindustrialización, quedaron solamente 129 empresas con su planta laboral reducida a un tercio. Las multinacionales radicadas en el país redujeron su actividad de desarrollo y fabricación. La apertura económica y el deterioro del tipo de cambio propiciaron la consolidación del modelo de montaje de partes importadas. Debido a la crisis económica de principios del nuevo siglo las importaciones de productos electrónicos cayeron abruptamente.

Este proceso se revirtió en el período 2003/2009 como resultado de dos políticas claves: la restricción de la importación de bienes finales y los incentivos fomentados por el gobierno nacional (impositivos, laborales, tecnológicos).

Entre 2010 y 2015 empezó una nueva etapa que no solo alentó la inversión productiva, sino que también fomentaba el consumo mediante políticas como Precios Cuidados, Ahora 12 o el Plan Canje de Electrodomésticos. Las ventajas impositivas concedidas al régimen industrial de Tierra del Fuego lograron nuevas inversiones que facilitaron el aumento de producción de teléfonos celulares. En 2009, con la creación del sistema de televisión digital terrestre, nació el mercado de equipos conversores para TV digital por aire. Se produjeron más de 1.200.000 unidades.

En 2010, la línea blanca alcanzó nuevos récords de producción, con aproximadamente 1.100.000 lavarropas, 700.000 heladeras y 620.000 cocinas fabricadas en un año. Como ejemplo, el 80% de las heladeras que se vendían eran fabricadas en el país, mientras que en 2003 era de apenas el 30%. Entre 2008 y 2010 se vivió un proceso de sustitución de importaciones que implicó el ahorro de divisas por más de 50 millones de dólares. Entre 2003 y 2011, la producción de heladeras creció 451%, la de lavarropas un 239% y la de cocinas 248%. En los primeros 6 meses de 2012 la línea blanca marcó un nuevo récord de ventas con un crecimiento de 2% respecto al mismo período de 2011. En ese período, el 90% de las heladeras y lavarropas que se vendían eran de producción nacional, y en el caso de las cocinas llegó a un 100%.

Gracias a políticas destinadas a subsidiar la producción y a incentivar el consumo crecíó la industria local, aumentaron los puestos de trabajo y se promovió el desarrollo tecnológico, se ahorraron divisas destinadas a la importación de bienes de consumo y se desarrollaron las industrias conexas.

A partir del gobierno macrista este paradigma productivo fue interrumpido. La ausencia de control del tipo de cambio a partir de diciembre de 2015 encareció la importación de insumos destinados a la industria electrónica. La pérdida del poder adquisitivo de los salarios debida a la devaluación y la enorme suba de tarifas de servicios públicos aplastaron el consumo y redujeron las ganancias de las empresas. La quita de aranceles a la importación de productos finales, que apuntaban a la protección de la industria local, fue el golpe de gracia para desencadenar una grave crisis del sector.

En el último tiempo el régimen fueguino fue puesto en discusión. Desde algunos sectores se plantea que lo mejor que se puede hacer es eliminar la promoción, sin considerar las consecuencias que esto trae en materia de pérdida de empleos, de decrecimiento económico y cómo afecta negativamente en la dinámica social de este polo industrial sureño.

La producción de reproductores de video tuvo una caída del 46%, las cámaras fotográficas cayeron un 59%, los aires acondicionados para automóviles tuvieron una baja del 16% y las notebooks, netbooks y tabletas bajaron 23%. Estas comparaciones se realizan entre 2015 y 2016.

La producción industrial proveniente de las PyMEs mostró caídas interanuales en 13 meses de los últimos 15.

Los aumentos en pesos de la venta de electrónicos y electrodomésticos fueron detrás de la inflación de 2016. Tomando la inflación anual del 41% de 2016, el monto de las ventas de equipos de aire acondicionado estuvieron 36% por debajo de la inflación, las computadoras y accesorios informáticos un 43%, los televisores, DVD y filmadoras un 20% y los equipos de audio, radios y similares un 30%.

Como efecto de la recesión, bajó la importación de componentes electrónicos destinados a la producción local de artículos terminados. Comparando el promedio de los 5 primeros meses del año 2011 a 2015, contra los primeros 5 meses de 2016, la caída es del 11%; en 2017 esta caída se pronuncia hasta el 23%.

La importación de productos terminados aumentaron durante los primeros cinco meses de 2017 en comparación con 2016: en productos como licuadoras (269%), batidoras (185%) y lavarropas (73%), entre otros.

Las compras desde el régimen promocional fueguino entre los primeros cinco meses de 2016 y 2017 cayeron 17%. Las exportaciones de productos electrónicos también cayeron, por segundo año consecutivo.

La caída de las ventas y de la producción derivó en despidos, suspensiones y reducciones horarias. Los sectores relacionados a la fabricación de computadoras y artículos de radio y televisión perdieron más de 2.000 empleos entre el tercer trimestre de 2015 y mismo período 2016.

De acuerdo con estimaciones privadas, las ramas de la industria manufacturera con base electrónica llegaban en 2015 a unos 14 mil trabajadores en Tierra del Fuego; en la actualidad llega apenas a 7 mil empleos (en solo 18 meses se perdió el 50% de la planta laboral).

La producción de electrodomésticos y artículos electrónicos tuvo un fuerte retroceso en el año 2016 debido a un conjunto de políticas económicas. Se produjo una caída en unidades en 11 meses del año 2016 respecto a mismos meses de 2015 para la producción de reproductores de video. En el año 2015 se produjeron un total de 278,88 millones de unidades, mientras que 2016 totaliza 149,65 millones de unidades (una caída del 46%).

En todo el país, el empleo disminuyó un 14% en el sector de fabricación de receptores de radio y televisión, aparatos de grabación y reproducción de sonido y video, pasando de 10.615 trabajadores en el tercer trimestre de 2015 a 9.160 en el mismo período de 2016. La fabricación de transmisores de radio y televisión y de aparatos para telefonía y telegrafía perdieron un 11% de trabajadores (de 2.459 a 2.190 entre el tercer trimestre 2015 y 2016). Los trabajadores dedicados a la fabricación de equipos eléctricos bajaron de 5.355 a 5.132 (-4%). Finalmente, el empleo en la fabricación de maquinaria de oficina, contabilidad e informática retrocedió 8% (de 5007 trabajadores a 4.625 entre el tercer trimestre de 2015 y 2016.

La eliminación de aranceles a la importación de computadoras (del 35% al 0%) fue promocionada por el gobierno como la solución para bajar los precios de estos artículos. La medida presentada por el Ministerio de Producción, y especialmente por la Secretaría de Comercio, preveía que los precios de las computadoras bajarían un 50% a partir de la eliminación de los aranceles dispuesta el 1 de marzo de este año. El gobierno esperaba que los precios fueran similares a los que se consiguen en las grandes cadenas de electrodomésticos de Chile, hacia donde viajan todos los fines de semana miles de argentinos atraídos por las diferencias de precios. Pero esa diferencia de precios está muy lejos de lo anunciado por el gobierno. Los precios de los artículos de informática y electrónica importados bajaron en forma insignificante. A partir de la apertura de la importación, la disminución de los precios de las notebooks, netbooks y tabletas no fue del 50% como fijaba la estimación del Gobierno, ni tampoco 35% -que fue el monto de los aranceles eliminados-. Según estimaciones del Observatorio de Políticas Públicas-MPE de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), los precios bajaron tan solo 14,28% en casos muy puntuales.

miércoles, 21 de junio de 2017

Cristina es la candidata


Cristina será candidata a un cargo legislativo en las elecciones de medio término que se van a llevar a cabo entre agosto y octubre próximos. Ayer terminó de explicitarse. Esto era bastante evidente desde el 25 de mayo, cuando ella concedió una entrevista a tres periodistas de C5N. En ese momento expuso las condiciones de su participación: formando parte de una unidad transversal que se constituyera en base a un compromiso programático explícito ante el pueblo que frenara el feroz ajuste neoliberal en curso.

Sus palabras habían sido claras esa noche, salvo para los que buscan mensajes satánicos pasando la cinta al revés. La unidad que propuso construir no es la del pejotismo (aunque por supuesto no lo excluye), ni siquiera una unidad del kirchnerismo con otras variantes del peronismo (a la que tampoco renuncia), sino una unidad más amplia en sus identidades políticas pero que se comprometa con el electorado a oponerse desde el Poder Legislativo a las reformas cruentas que el macrismo prepara para después de octubre. Su condición nunca fue encabezar una lista, incluso se ofreció a colaborar con esa unidad autoexcluyéndose, si eso servía a esta estrategia.

Algunos sectores del pejotismo que durante más de un año y medio colaboraron servilmente con la primera fase del ajuste macrista (que ya logró un endeudamiento sideral y un retroceso de diez años en los niveles de empleo) creyeron que cuando ella manifestara su disposición a participar en este turno podrían enredarla durante 3 meses en un debate retardatario sobre el desgastante proceso interno de 2015. No sorprende su intención: Pichetto, Daer, Pérsico, el Chino Navarro, Alberto Fernández colaboraron desde sus posiciones con el actual gobierno y encontraron en Randazzo a un ejemplar tan obtuso como para que sirviera de mascarón de una presunta "autocrítica" a destiempo, funcional al mismo régimen. El jefe de los senadores colaboracionistas, el armador del opoficialismo massista, el artífice del congelamiento cegetista y los administradores del asistencialismo que prolonga la agonía de los damnificados del ajuste mostraron durante el primer tercio del gobierno macrista una subordinación dócil a las estrategias del macrismo. Nada podía indicar que llegado el momento de las PASO tuvieran interés en hacer su propia autocrítica como facilitadores. Su servicio terminal al gobierno, después de haber tratado de congelar el conflicto social, era sacar a Cristina de la cancha. Pero Cristina ayer entró en la cancha.

Cristina no tenía que ir a una interna con ellos: eso lo sostuvimos en este blog casi en soledad entre la bloguería compañera, obviando la hipócrita moralina republicana que, algo inédito en quienes se dicen peronistas, pone los instrumentos (las PASO) por delante de los fines (el bienestar del pueblo).


Durante un año y medio, la única dirigente de primera línea que no dejó un solo día de oponerse a las medidas de la derecha gobernante fue Cristina. En la oposición solo se mantuvieron los organismos de Derechos Humanos (que por su naturaleza no se plantean una vía electoral), una parte minoritaria pero significativa de la dirigencia sindical (docentes, CTA, bancarios, la Corriente Federal, algunas regionales de la CGT), y los bloques kirchneristas y de izquierda en los cuerpos legislativos. Cristina ocupó el lugar de máxima referente opositora con naturalidad, en coherencia con lo que fueron los 12 años de gobierno kirchnerista. En cambio, los diputados y senadores que entraron con la boleta del FPV y a la semana rompieron con los bloques para los que habían sido elegidos facilitaron la tarea del ajuste neoliberal dando cuorum, votaron leyes lesivas para el pueblo y propiciaron contradicciones secundarias para dejar avanzar al oficialismo.

Ayer a la tarde en Arsenal Cristina concretó su primer acto masivo de campaña, en el que ratificó la hoja de ruta que había empezado a desplegar el 13 de abril de 2016 frente a Comodoro Py, cuando lanzó lo que en aquel entonces llamó "Frente Ciudadano". La masividad del acto de ayer y las concisas y novedosas señales emitidas desbarataron las especulaciones y, sobre todo, los deseos de quienes querían sacarla de la cancha.

Lo que no es novedoso es la ratificación de su liderazgo: la convocatoria masiva, la cualidad emotiva y racional del vínculo popular con ella (incomparable con cualquier otro dirigente de la Argentina actual) y la expectativa que cada una de sus movidas despierta incluso (y sobre todo) en sus más apasionados adversarios alcanza para ponerla en el centro de la escena y muy por delante de cualquier otro dirigente que aspire a frenar al macrismo en su proyecto devastador. Además de su magnetismo y de su astuto manejo de los tiempos, lo que la hace más interesante es que entre sus adversarios más apasionados estén los sectores más poderosos y despiadados de la sociedad argentina y sus sirvientes más viles. ¿Cómo no querer a Cristina con los canallas que la detestan?

Lo novedoso es que ella y su equipo encontraron un estilo de comunicación que rescata lo mejor que tiene (su elocuencia, su gracia, su claridad estratégica) pero evita los rasgos que en este momento podrían ser inconvenientes (su exhuberancia discursiva, su inclinación a repasar con cifras e indicadores los logros de su gobierno, su tendencia a fijar su atención en los interlocutores que ya están convencidos de sus posiciones).

Cristina ayer hizo un acto sobrio, emotivo, serio -a la altura de las graves circunstancias que atraviesa el país. No lanzó la campaña apelando a los rituales más cristalizados del peronismo y ni siquiera los del kirchnerismo. “La agresión neoliberal supera a todos los partidos políticos. ¿Acaso cuando van al supermercado a alguno le hacen una rebaja porque es de un partido o de otro? Cuando despiden en la fábrica, las suspensiones y los despidos vienen con nombre y apellido de carne y hueso. De eso se trata Unidad Ciudadana", dijo con notable precisión comunicativa. La escena austera y su retórica concisa dejaron ver que no se dispone a disputar una interna justicialista sino una campaña electoral contra el macrismo y a favor de todos sus damnificados. Cristina no quiso cantar los hits del kirchnerismo, le habló a la sociedad dañada por este gobierno, en un discurso que atraviesa las políticas partidarias pero no las estrategias políticas, que resumió con sencillez: "Le han desorganizado la vida a la sociedad. Ha vuelto el fantasma del desempleo, la flexibilización laboral, tenemos precios y tarifas por las nubes".

Cristina ayer volvió mejorada: parecería que aprovechó el tiempo en el llano para pensar qué aristas de su personalidad pública no serían oportunas para este momento del proyecto político del que siempre estuvo convencida. Mostró que, dada la mediocridad de sus adversarios, su competencia más difícil es consigo misma.

Los que todavía tienen dudas de que va a ser candidata, así como los que siguen discutiendo la conveniencia de competir en unas PASO con un precandidato mudo, muestran que están mirando la partida con un retraso de al menos un mes. En pocas horas se va a saber qué lugar ocupará en las listas de la Unidad Ciudadana. También va a despejarse la incógnita de si algunos referentes descarriados en la aventura randazzista todavía guardan un reflejo de lucidez para arrepentirse de su mala lectura de la realidad. Los que inclinaron la balanza en favor de su actual protagonismo son varias decenas de intendentes de la región más densamente poblada del país. Algunos lo harán por convicciones y otros por conveniencias, al advertir la popularidad que ella mantiene entre sus poblaciones.

Ayer Cristina le propuso al pueblo empezar a desandar el camino catastrófico por el que nos está llevando el macrismo. Ojalá que logremos sumar a la mayor cantidad posible de compatriotas en este intento.

lunes, 19 de junio de 2017

El viento me confió cosas que siempre llevo conmigo

La otra.-radio para escuchar clickeando acá


El viento me confió cosas
que siempre llevo conmigo,
me dijo que recordaba
un barrilete y tres niños,
que el sauce estaba muy débil,
que en realidad él no quiso,
que fue uno de esos días
que todo es un estropicio.
CONFESIÓN DEL VIENTO,
Roberto Yacomuzzi-Juan Falú

Esta foto de Majo Malavarezk tomada el viernes a la noche en la sala Caras y Caretas captura un momento en el que Liliana Herrero estaba revolviendo entre los papeles  en su atril, quizás la letra de una canción o una lista de agradecimientos. La foto captura algo más que ese instante, una fragilidad que atravesó toda la noche.

Algo se filtró en mis sueños de esa noche: hoy soñé que estaba en otra parte y de pronto alguien nombraba a Liliana y ella aparecía e inmediatamente su presencia motivaba que todos nos pusiéramos a cantar. (Nos poníamos a cantar "vamos a volver..."). El lugar del sueño era difusamente hostil, porque yo estaba pendiente de la posibilidad de que vinieran unos guardias a interrumpir nuestro canto. Esta prevención mía no era de todos, ya que a la vez cantábamos confiados.

No hubo nada hostil en el recital del viernes. Al contrario, fue un encuentro de mucha intimidad y confianza (lo que explica la confianza de los que cantábamos en mi sueño). Pero en escena Liliana mostraba esa fragilidad que captura la foto de Majo. Es la fragilidad propia del canto popular, que termina prevaleciendo como una fuerza poderosa. La misma fragilidad que manifestaba Liliana en la conversación que con ella y junto a Maxi Diomedi tuvimos unos días antes del recital.

Hay en la canción popular un poder frágil que nos confiere una fuerza que viene en el pasado pero nos espera en el futuro. Hay una autoridad en esas pequeñas coplas, en esas chayas, en esos aires litoraleños, que Liliana Herrero pone en escena en el modo de la fragilidad. Esa musiquita requiere ser tratada con delicadeza, pero cuando suena es un viento que desordena el sentido imperante y hace aparecer unas voces que hemos desoído. Ese juego de la fragilidad y el poder es el que Liliana nos indica cuando canta. Ella es una mujer chiquita e insegura ahí arriba, que invoca esas almas que vienen al encuentro. En escena, la voz de Atahualpa, la del Cuchi, se encuentran con estos músicos jóvenes que Liliana convoca.




Era un fantasma ese viento, 
Tejió sus babas el diablo, 
Iba quebrado de culpas 
Y no consigue evitarlo. 
En ese telar de angustias 
El fuego abrazando el árbol, 
El sauce estaba muy débil 
Y seguía confesando.
El viento me confió cosas 
Que siempre llevo conmigo



En el programa de anoche de La otra.-radio (clickear acá) volvimos a escuchar algunos tramos de la conversación que habíamos tenido con ella la semana pasada, mientras recorrimos algunos momentos de estos treinta años de gente que ella se encuentra celebrando (vuelve a hacerlo el próximo viernes en el Caras y Caretas de Sarmiento al 2037).

En el programa de anoche también hablamos de esas las que nos están pasando en estos días, las que nos preocupan y deploramos, también las que nos entusiasman, como el acto del martes próximo en Arsenal. Escuchamos a Caetano Veloso y conocimos a un artista uruguayo al que vale la pena escuchar: Mandrake Wolf.

Escuchen las casi 2 horas de programa, clickeando acá.


Foto blanco y negro: Majo Malavarezk. Foto color: Descalza por los caminos.

domingo, 18 de junio de 2017

De todo laberinto se sale por arriba


"A Florencio la Doctora lo empomó"
Jorge Asís

Me gusta porque hace un par de días nomás muchos se agarraban la cabeza diciendo que Cristina había cometido un error garrafal por haber fracturado al peronismo. En 72 horas se empezó a ver que el divisionismo lo introduce Randazzo, el Evita y Alberto Fernández. Lo que ya era visible antes, pero algunos tardaron en ver. El grupo de presión que se armó sosteniendo a Randazzo (se dice que antes de lanzarse a la precandidatura, él fue a consultar a Magneto, Saguier, Fontevecchia y Lorenzetti) nos proponía tres meses discutiendo la discusión que discutimos en el armado electoral del FPV en 2015. 

De todo laberinto se sale por arriba. Y Cristina salió por arriba. Mantiene la unidad posible del campo popular hoy, -la unidad posible, no el rejunte forzado- a pesar de los que quieren desconurbanizar el peronismo. Esta es una invención retórica que expresa el deseo de sacar a Cristina de la escena, algo que la tozuda realidad no obedece. Los intendentes del conurbano se muestran como el bloque más duro en reclamar esa candidatura, no es ella la que ha exigido ese lugar. 

El peronismo bonaerense está alineado con la candidatura que lo puede hacer disputar el poder, la única, Cristina. No Randazzo, que pareció no bancarse una sola movida de Cristina. ¿Lo imaginan enfrentando al poder oligárquico financiero? Ahora el Chino Navarro dice que gana macri, porque no hay unidad peronista. Es gracioso: cuando dice que gana macri, el Chino no pronostica, sino que expresa sus deseos y explicita su faena de este año y medio: quiere que gane macri para que pierda Cristina. Y, si no hubo unidad, es porque el viene trabajando desde hace meses para que no la haya.

Los medios oficiales insisten con que el macrismo mantiene índices de aprobación altísimos. No se corrobora cada vez que el gato sale a timbrear de manera sorpresiva, cuidándose de la posibilidad de que las hordas K le armen un escrache. O las hordas K están distribuidas por el inmenso territorio pampeano o el gato no tolera el contacto con el aire exterior.