domingo, 26 de febrero de 2017

Cristina llamó a acompañar a los trabajadores, no a apoyar al Trío Los Panchos: ni los necesita ni son trabajadores

Papelón de Juan Carlos Schmid en su twitter. Lo conversamos hoy a la 0:00 en FM 89,3, Radio Gráfica


Si van a la cuenta de twitter de Juan Carlos Schmid, puede ser que se les aclaren muchas cosas sobre la política argentina actual. Por si alguno no se acuerda, Schmid es uno de los integrantes del Trío Los Panchos que desde el 22 de agosto pasado viene conduciendo la catatonia de la CGT. Hasta ahora, el Trío Los Panchos parece rankear como la conducción más entreguista de la historia: mientras aumenta el costo de vida y el gobierno y el empresariado despiden trabajadores con goce sádico, Los Panchos fueron un par de veces a la Mesa de Diálogo por la Producción y el Trabajo, se retiraron con la promesa de una suspensión de despidos por tres meses que todo el mundo menos ellos sabían que no se iba a cumplir y levantaron un paro general al que en septiembre habían convocado sin ponerle fecha. En noviembre convocaron a una movilización al Congreso con consignas opositoras, pidiendo la sanción de la Ley de Emergencia Social, para terminar en un pase de magia que transformó esa movilización en un acto oficialista y antikirchnerista. El mismo Schmid dijo estas palabras que sonaron como música para el gato: 

"Está claro que después de tres décadas de democracia no ha habido macana y cagada que no hayamos cometido para que nos encontremos en esta situación (...) yo no quiero poner el acento en un determinado tiempo (...) Esto que estoy diciendo ha sucedido en democracia, en personajes que en nombre del peronismo, en nombre de la república, en nombre de las instituciones, o en nombre de no sé qué proyecto transformador lo que han hecho es saquear el patrimonio nacional, arrasar con las conquistas y multiplicar los pobres".

Es difícil imaginar de parte de un burócrata sindical palabras más funcionales al ajuste que el macrismo está perpetrando. La culpa no es de estos que recién asumieron sino de los otros que estuvieron 12 años en nombre de no sé qué proyecto transformador. Si me pongo insistente con este discurso, es porque me parece que como ningún otro exhibe la impudicia entreguista de esta cúpula, la condición necesaria para que el macrismo haya gozado de 15 meses para destruir nuestro tejido social. 

Para coronar un año vergonzoso para la historia de la burocracia sindical, el Trío Los Panchos fue en diciembre a brindar con el gato a la quinta de olivos. Los despidos se acentuaron, la reactivación económica se posterga sin fecha, las tarifas aumentan, el gato pretende ponerle a las paritarias un tope del 17% y juega la carta de la flexibilización, para "bajar el costo laboral argentino" y "atraer inversiones productivas". O sea: más hambre para el pueblo y más guita para el Grupo Gato. Los cientos de miles de trabajadores que en estos meses se quedaron sin empleo ahora son variable de ajuste para negociar en condiciones defensivas frente al ataque del régimen. Nada de esto hubiera sido posible sin la complicidad de Los Panchos, que le regalaron al macrismo un tiempo precioso para que la vulnerabilidad de la clase trabajadora aumente y su capacidad de resistencia al ajuste se debilite.

Hecho este prólogo, vamos a la cuenta de twitter de Schmid:


El integrante de Los Panchos retuitea una nota del diario La Nación que dice "La CGT se distancia de Cristina y busca despolitizar la marcha". Interesante por donde se lo mire: ¿la CGT es hablada por La Nación? ¿la CGT le da letra a La Nación? ¿o ni siquiera hace falta resolver el dilema ya que el Trío Los Panchos y La Nación forman parte de un mismo proyecto estrangulador del pueblo?

Pongamos en contexto: la reacción disgustada de La Nación/El Trío Los Panchos llega después de que Cristina se comunicara con el pueblo a través de las redes sociales con el siguiente mensaje: 

Hace unas semanas que mucha gente viene y me dice: “el 7 vamos a Comodoro Py.” Especialmente en estos últimos días, por mi cumpleaños y el de Néstor. Tantos y tantas se han acercado con el afecto de siempre y esa misma idea fija... Ayer, la entrañable Hebe convocando a movilizar con un video.
Miren... el 7 de marzo tienen que marchar todos y todas, pero junto a los trabajadores.
La gente está muy mal. No llega a fin de mes. Siguen despidiendo obreros y cerrando fábricas... Las facturas que llegan de luz, de agua y de gas se están tornando impagables para muchos compatriotas... Cocheras, peajes, expensas, colegios, prepagas, transporte público, precios imposibles en el súper azotan los bolsillos de los argentinos.
Poner la energía y las ganas en Comodoro Py por una convocatoria más de Bonadío no vale la pena... Es muy grave lo que le está pasando al Pueblo argentino. Yo concurriré, como siempre, a la citación de Bonadío, a quien por los servicios prestados le cerraron los pedidos de juicio político en el Consejo de la Magistratura –es el juez más cuestionado-.
Quiero darles las gracias por todas las muestras de preocupación, apoyo y afecto, pero en serio... no caigamos en la trampa. El 7, yo lo veo a Bonadío, pero por favor, ustedes hagan que el Gobierno vea al Pueblo. Marchen junto a los trabajadores y trabajadoras.
Los quiero mucho❤️
Cristina

Evidentemente esto le cayó muy mal a la alianza política oficialista, de la que la conducción de la CGT y el diario La Nación forman parte. El 7 de agosto va a haber una movilización al ministerio de producción que las bases trabajadoras, los gremios más combativos (fundamentalmente la Corriente Sindical Federal) y las regionales provinciales le sacaron a Los Panchos a regañadientes. Los Panchos pusieron otra vez un paro general sin fecha, para seguirle dando al gobierno aire para que avancen los despidos y las paritarias se negocien bajo amenaza para arreglar a la baja o perder el trabajo, mientras llegan a todas las casas las facturas con un nuevo tarifazo. Por eso, junto con la movilización de los trabajadores y para intentar obturar la visibilidad del acontecimiento, Bonadío citó para ese mismo día a Cristina a Comodoro Py. La idea del régimen, al que Los Panchos responden con su habitual servicialidad, es que la protesta pasara desapercibida y el kirchnerismo acudiera en masa a los tribunales de Retiro, con gran despliegue de cámaras y cientos de agentes de Gendarmería, en una situación que nadie explica mejor que este dibujo de Lucas Fulanito:


Los Panchos esta semana se reunieron con algunos integrantes de la alianza gobernante, como la UCR y el Frente Renovador, para pedirles el apoyo político para que la movilización del 7 sea amplia y pluralista y "no se tome como una maniobra destituyente". Por lo visto, eso no significó para Los Panchos un gesto de politización. La idea era aislar al kirchnerismo y mostrarse abiertos con los que le aportaron los votos a todas las leyes y decretos predadores de los 15 meses del régimen. No olvidar que la propia CGT apoyó la Ley de ART que inicia de hecho la flexibilización laboral, ley que contó con el voto de la UCR y el cuórum y la abstención del massismo. Pero que Cristina les pida a sus militantes que se junten en esa marcha con el pueblo y que desistan de ir a acompañarla al show mediático de Bonadío (con amenaza de detención pendiente) bastó para que Los Panchos mostraran el alineamiento sin fisuras que pretenden lograr entre la CGT y el régimen.

Más tuits de Schmid:


Curioso: Schmid, secretario general del Sindicaro de Personal Embarcado de Dragado Y Balizamiento coincide en todos los conceptos... consigo mismo.

Lo interesante son las respuestas al tuit, que reproduzco en el orden en que aparecen sin cortar ni una sola:


La elocuencia de los comentarios que Schmid cosecha en su cuenta de twitter me exime de caracterizar su posición. Solo quiero resaltar que puse todos los tuits Schmd mereció y que no hay absolutamente ninguno que reivindique su posición (perdón: hay uno o quizás dos que con muy buena voluntad podrían interpretarse como un tibio apoyo al Pancho Dragado). Esto habla del grado de popularidad de Los Panchos. Su posición política es muy bien expresada por el diario La Nación pero se desintegra al contacto con el aire. Solo agrego un enunciado: los trabajadores para resistir el embate de este régimen hambreador necesitamos todos los apoyos que quieran sumarse. Si Schmid dice otra cosa, es porque no está con los intereses de los trabajadores y quiere conducirlos a una trampa mortal.

Para terminar este post, que es una creación colectiva, me gustan estos párrafos que leí en el blog Nestornautas:

AMPLITUDES, SECTARISMO Y "POLITIZACIONES"


El mismo día se reunía el peronismo bonaerense en la quinta de San Vicente donde descansan los restos de Perón, para conmemorar el triunfo electoral del 24 de febrero de 1946, y para producir éste documento cuya lectura recomendamos; en el que realizan un crudo diagnóstico de la realidad nacional, reivindican los gobiernos de Néstor y Cristina y reclaman por el cese de la persecución judicial a ella, y la libertad de Milagro Sala, entre otras cuestiones.

Mientras eso pasaba Daer (del consejo directivo de la CGT) pidió "no politizar la protesta" del 7 de marzo: Daer, diputado del Frente Renovador que viene de apoyar la ley de ART impulsada por el gobierno de Macri, pide no politizar una protesta contra los efectos de las políticas de ese gobierno; y para la que pidieron apoyo a los principales partidos políticos: el PJ, el socialismo, el propio massismo y hasta la UCR; con cuyas autoridades se reunieron en estos días.

Y al parecer, no les molestó el previsible rechazo de los radicales a apoyar la protesta (al fin y al cabo son oficialistas), tanto como les molesta el apoyo de Cristina; como a Schmid (ver imagen de apertura), que dice que no lo necesitan.

A ver como explican ahora esta actitud de la conducción de la CGT los "autocríticos" que dicen que el kirchnerismo es sectario, se encierra y sí mismo y no busca ni concita nuevos apoyos fuera de los que ya tiene.

Porque al contrario de lo que dice Schmid, todo indica que los trabajadores necesitan apoyos y muchos para defender sus derechos, todos los que puedan conseguir. De hecho, muchos de ellos hubieran necesitado mucho antes más apoyo de los dirigentes de la CGT, que siguen sin ponerle fecha cierta al postergado paro general.

A menos que esos dirigentes estén buscando otra cosa y no defender los derechos de los trabajadores; y que "no politizar" la protesta signifique que no la capitalice electoralmente el kirchnerismo, con lo que cabe preguntarse si la razón de la molestia es que Cristina (que se opuso de plano a las políticas de Macri, desde el primer día del gobierno de "Cambiemos") les estaría escupiendo un asado que preparaban para Massa. (Completo acá)

viernes, 24 de febrero de 2017

El Fulgor, la próxima película de Marco Berger y Martín Farina, los realizadores de Taekwondo

La otra.-radio, para escuchar clickeando acá y Taekwondo online



El domingo en La otra estuvieron cuatro integrantes de la película Taekwondo: sus directores Marco Berger y Martín Farina (que también forma parte del staff de La otra) y los actores Lucas Papa y Gastón Re.

Ellos están preparando una nueva película, El fulgor, un documental sobre el carnaval de Gualeguaychú, pero mostrado desde una perspectiva infrecuente: precisamente desde un punto de vista en el que este equipo se especializó en sus películas recientes.

"Es un documental sobre los hombres del Carnaval de Gualeguaychú -dice Marco Berger-, básicamente. Yo hace algunos años fui a Gualeguaychú y me impresionó mucho el comportamiento de los hombres heterosexuales, como el macho de pueblo, que en el contexto del carnaval se maquillan, se llenan de purpurina, se ponen muchas lentejuelas, se ponen sungas apretadas y se exhiben como si fuera en un mercado de carne frente a todo el mundo y las mujeres se enloquecen, como una especie de striper popular, que el resto del año no, y en ese contexto no tiene que ver con el clásico chiste que harían personas que vienen de otro lugar, que dirían: 'putos, ¿estos maricones por qué se visten así?'; sino que es una cuestión de la idioscincracia del lugar. Los hombres están autorizados a mostrarse casi en pelotas. Y de ahí sale mi idea de convocarlo a Martín para hacer un documental sobre eso. Es algo propio de Gualeguaychú. Lo llamativo es el vedetismo que nace en ellos. Porque la exhibición del cuerpo femenino no resulta rara, en todos los pueblos está naturalizada: la reina del caracol, o la reina del pejerrey, siempre hay una mujer expuesta físicamente. Acá lo venden con el cuerpo femenino, pero cuando vas es 50 y 50. Y el detrás de escena que nosotros filmamos es de vedetismo, de ego, de músculo, de tomar sol y del hombre como objeto de deseo, que es algo que siempre me interesa a mí trabajar en mis películas.

Y Martín Farina agrega: "Yo entiendo que hay un momento en que se produce en ellos ese efecto. Me ha tocado pasar por la pasarela, con la acreditación de prensa para filmar, y hay un momento que los predispone, porque ellos son tocados, agarrados, besados, hay una horda en la tribuna de excitación...".

Pregunta: ¿Pero los tocan las chicas, o también los hombres?

"En ese momento son las chicas -dice Martín, pero teníamos una hipótesis sobre el comportamiento de ellos para consigo mismos que pudimos comprobar: ellos arrastran una vida de pueblo, se fueron a vivir a la ciudad, y a propósito del carnaval, se pueden juntar cuatro o cinco amigos en un departamento y se genera un vínculo corporal y afectivo. Es una declaración de principios: el carnaval es entre amigos, y hay un erotismo que para mí es más infantil, pero que también tiene algo de la seducción que se puede trasladar a una relación de pareja".

Marco Berger y Martín Farina ya vienen indagando la mirada homoerótica en sus películas; Marco desde sus cortos iniciales y en todos sus largos: Plan B, Ausente, Hawaii y Mariposa; Martín especialmente en Fulboy, el documental que muestra la intimidad de un equipo de fútbol, los vestuarios, las concentraciones, las conversaciones en los momentos de aislamiento o en una habitación de hotel. En Fulboy Marco colaboró en el diseño del montaje de la película. En Taekwondo ambos convergieron en una ficción que tiene algo de los dos: un grupo de muchachos que pasan unos días en una quinta, mientras surge el homoerotismo que puede ser usual en el mundo varonil; pero donde pasa algo más, porque entre dos de los muchachos del grupo el deseo va a aflorar de una forma más explícita, como romance. Dos de los actores de Taekwondo, Lucas Papa y Gastón Re, se van a incorporar al proyecto de El Fulgor: Lucas como asistente de producción, detrás de cámara, y Gastón interviniendo en la situación del carnaval, como el intruso venido de Buenos Aires que se suma al grupo a propósito de la realización de la película, que de esta forma podría reflexionar sobre su propio dispositivo documental/ficcional/experimental.

Si escuchan el audio del programa (acá) se van a enterar de más detalles de El Fulgor. También hablamos de los escollos que pueden encontrar algunos actores en el momento de jugar escenas de encuentro homosexual: ¿por qué a veces resulta más fácil encarnar a un personaje que mata a un hombre antes que uno que besa a un hombre?

Y de paso, en este link pueden ver Taekwondo, la película completa que reúne a nuestros invitados del domingo pasado.

Ya ves, amanece otra vez: Ramdom


Ahí lo tengo a Charly en mi habitación otra vez, como cuando yo tenía 16, escuchando su nuevo disco. Cuando casi todo el siglo xx se ha ido. Y prácticamente todos se han convertido en posters o estaciones de subte o discos tributos o cirques de soleil, ahora que los muertos están de moda.  Él y yo todavía palpitando juntos en la misma ciudad, ¿raro, no? Está él hablándome y yo escuchándolo. A esta altura ya no podré dejarlo atrás. Es parte de mí, indefectiblemente. No morirá mientras esté haciendo discos o, al menos yo esté, no morirá, lo que sea que pase después.

El disco Random no es un testamento ni nada por el estilo. Es un gran regreso, imperfecto y vivo. Charly dispuesto a ejercer su rol de musicalizar la vida de los argentinos, tres, cuatro, cinco, generaciones. En eso, soy uno más. Una época creí que era él y yo los únicos que nos dábamos cuenta. Otras veces éramos un partido, una minoría intensa. Hoy no pretendo poseer ya ninguna particularidad: es de demasiada gente, muy de todos.


Este reencuentro tiene un sabor especial. El nos asustó al final de un año horrendo donde estábamos entregados a recibir noticias horribles en las madrugadas tuiteras, la peor manera de enterarse de lo malo. Deja, twitter boludo, ya no me cuentes más. Ya parecía una fatalidad inevitable perder y seguir perdiendo en un año en el que lo habíamos perdido a casi todos y casi todo.

Pero en la mañana de la fecha, cuando empieza mi noche, está Charly en mi habitación poniéndole a mi jornada canciones nuevas. Están sonando ahora, cuando todavía no me hace falta calcular si está arriba de Kill Gill o de Rock & Roll Yo, pero abajo de La hija de la lágrima o  Influencia, o si en este tema hay citas a "Be muy baby", a Chopin, a "Locomotion" o a "Ojos de vídeo tape". Este tipo de trivia me es un poco ajena en la intimidad que compartimos en mi cuarto. Cuando pasa esto, cuánto hace que ni pasaba, un disco de él con todas canciones nuevas, sin refritos, dueño de su imperio, con sus melodías infantiles y sus baterías metálicas y sus teclados antiguos, sus acordes en redondas ligadas y su tierno sarcasmo y su convicción de que nunca va a dejar de estar en los cimientos de la Nación Argentina. 

¿Puede un músico cambiar la historia de un país? Charly la cambió. Estuvo en la Casa Rosada, rompiendo la guitarra ante una mirada algo aterrorizada de Cristina, sabiendo que todo estaba bien puesto, en el Salón Blanco, preguntándole a los aplaudidores si también eran peronistas como lo habían sido con nemem, y estuvo con el otro charly en olivos en agradecimiento porque lo bancó en un momento fulero, igual que palito, con él, quien también estuvo. Gente cuya necesidad histórica se justifica por haber facilitado que Charly zafara. O el haber estado con Tato, Roberto Galán, Mariano Mores, Spinetta, Maradona, el general Viola, o haber sido el primero en decirle pelotudo a Lanata.

El disco es tan García como solo puede serlo él en el siglo xxi, como una voz que viene del xx y se nota en su fragilidad y en su mirada sarcástica, en el género de comedia, en la fuerza que tiene cuando muchos me decían que no tenía más fuerza. Su mirada de lo que lo rodea y de sí mismo no perdió gracia, gracias. Están las canciones, más prolijas, no hay nada tremendamente oscuro como "Andan" o desgarrador como "No importa" o "Cuando ya me empiece a quedar solo", ni está enojado como en 2007 ni mucho menos devastado como en 2008, ni con el chaleco químico de 2009/2010. Ni siquiera haciendo revisionismo de sus canciones inmortales como en 60 x 60 o en el Colón. Está para hacer canciones que nacen inmortales como "Lluvia": ya ves/ no te puedo dejar las cosas que quisiste tener/ ya ves/ amanece otra vez/ por eso es que hoy llovió/ me escapé/ una vez/ me metí en un cine sucio y vi/ como él bailaba/ en la lluvia, era/ una película gastada/ una película en color/ ya ves/ amanece en la lluvia/ te lo digo yo...

Si esta canción la escuché recién hoy, ahora, mientras escribo, quiere decir que todavía no está todo dicho. Ni tampoco esa rabia que metía miedo hace 10 años. Digamos que Random es la vuelta auténtica del tipo que viene por lo suyo. Una celebración, en el fondo, de que los guerreros no se dan por vencidos ni aún cuando parece que el hilo se cortó.

Me parecen muy buenas las canciones. Algunas ya son para siempre.

El sonido es limpio, cuidado, su fragilidad apuntalada por un diseño de estudio astuto. Ya no autodestrucción saynomore.

Ya vez, amanece otra vez.

Oderbrecht, HSBC, BNP Paribas: el macrismo no investiga los crimenes económicos (¿o los encubre?)

Entrevista a Nicolás Macchione, del CIPCE, en La otra.-radio, para escuchar clickeando acá


El CIPCE (Centro de Investigación y Prevención de la Criminalidad Económica) es una organización no gubernamental dedicada a impulsar políticas de prevención y persecución de la criminalidad económica, que pone un énfasis especial en los mecanismos de recuperación de activos. Uno de sus objetivos principales es lograr que el dinero generado por la corrupción y la delincuencia económica sea devuelto al Estado y utilizado para reparar el daño social causado.

El concepto de criminalidad económica es aplicado para remarcar la necesidad de que estos delitos "de guante blanco", muchas veces de carácter trasnacional y realizados a una escala multimillonaria, sean tratados como auténticos crímenes que lesionan el tejido social de una forma mucho más dañina que cualquier delito simple. El CIPCE trabaja para que el daño que la criminalidad económica causa en las políticas públicas sea no solo sancionado, sino que sus consecuencias logren algún modo de reparación.

En los últimos años, la lucha contra este tipo de delito había alcanzado significativos avances en nuestro país, a partir del impulso de organismos como la UIF (Unidad de investigaciones financieras) y la colaboración del estado argentino con el GAFI
(Grupo de Acción Financiera Internacional). Pero el CIPCE ve con preocupación que a partir de la asunción del gobierno macrista se viene sosteniendo una política deliberada no solo de desmantelamiento de estas organizaciones de control, sino de deliberada obstaculización, cuando no de un uso avieso, destinado exclusivamente a perseguir opositores, mientras se obstruyen las investigaciones sobre presuntos crímenes cometidos por personajes ligados a la actual administración.

En diciembre último, el CIPCE envió una nota al Presidente del GAFI, uno de los principales organismos mundiales dedicados a la prevención del lavado de dinero. En la nota, el CIPCE mostró su preocupación por el desempeño actual del gobierno argentino. En primer lugar, objetó que los familiares de funcionarios puedan adherirse al blanqueo de capitales dispuesto por el gobierno, ya que así el Poder Ejecutivo está otorgando una amnistía por delitos económicos, cuando los legisladores lo habían prohibido esto expresamente.

Estas irregularidades se agravan cuando se analiza la actuación de la Unidad de Información Financiera en materia de delitos tributarios: el propio Presidente de la UIF, Mariano Federici dijo que era "entendible" que en la Argentina se cometieran delitos de evasión fiscal y fuga de divisas. Apoyó su posición en cuestiones culturales y políticas y criticó la decisión del GAFI, que había establecido que la evasión impositiva trasnacional era un delito precedente del lavado de dinero. Federici hizo estas definiciones durante una charla en la Universidad de Belgrano:

"La informalidad estuvo y está muy relacionada con lo que ha sido hasta ahora la incapacidad de aquellos que nos precedieron en el gobierno, durante varias décadas, de crear las condiciones necesarias de confianza y estabilidad en la economía, de ejercer el poder con razonabilidad, de brindar servicios públicos de calidad a cambio de los impuestos y de manejar la cosa pública con dignidad y con integridad. Esta cuestión se ha visto exacerbada en las últimas décadas", dijo Federici para justificar la decisión de la UIF de relajar los controles sobre la evasión tributaria. Y agregó: "Por eso es que la decisión de muchos ahorristas argentinos en años recientes de proteger su riqueza, de proteger sus ahorros bajo leyes más seguras o en monedas más estables, termina siendo una decisión en nuestro contexto entendible. Una decisión razonable tanto desde el punto de vista legal como económico. Aún cuando esas prácticas desde el punto de vista técnico jurídico terminaron posicionando a aquellas personas en situación irregular frente a las autoridades impositivas".

Esta indulgencia del titular de la UIF respecto de los crímenes de evasión impositiva fue denunciada por el CIPCE ante el GAFI. El consentimiento de los delitos de evasión a gran escala se agrava en el contexto de otras políticas del macrismo, como la designación en cargos ministeriales de empresarios con conflictos de intereses, los despidos masivos de trabajadores, los recortes de funciones de la UIF, la interrupción de una Evaluación Nacional de Riesgo que la UIF debería hacer y la ausencia de investigaciones de la Oficina Anticorrupción sobre los presuntos delitos de corrupción del actual gobierno, mientras se inclina tendenciosamente a investigar solo a los opositores.

En 2014 Argentina había podido salir con muchos esfuerzos de las listas grises de países que no cumplen con sus obligaciones internacionales en prevención del lavado. Con las políticas que se están desarrollando actualmente, el CIPCE entiende que existe un claro riesgo de regresar a esa zona gris. Por eso solicitó al GAFI que intime al Poder Ejecutivo Argentino a que cumpla los estándares internacionales en materia de prevención del lavado de activos.

En nuestra última emisión de La otra.-radio, entrevistamos al abogado Nicolás Macchione, integrante del CIPCE y docente de la Universidad Nacional de Córdoba. En la entrevista, Macchione señala el desinterés de la actual UIF y la Oficina Anticorrupción en investigar (¿o acaso el interés del gobierno en que no se investiguen) tres casos paradigmáticos de la criminalidad financiera: la causa por lavado de dinero contra el HSBC, el caso BNP-Paribas y las graves denuncias en el caso Oderbrecht en Brasil, que involucran al titular de la Agencia Federal de Investigaciones de Argentina, Gustavo Arribas, quien además es un viejo amigo y socio de macri en el negocio de compra-venta de jugadores. Este último caso tiene un agravante: al ser imputado el jefe de la inteligencia estatal argentina, el sospechado Arribas cuenta con recursos extraordinarios para entorpecer la investigación que lo incrimina. El abogado del CIPCE Nicolás Macchione nos explica la gravedad que significa que la UIF y la Oficina Anticorrupción, que deberían tomar la iniciativa en la investigación de este caso, se nieguen a aportar información al respecto.

Para escuchar la entrevista a Macchione en La otra.-radio del domingo, clickear acá.

El macrismo quiere vaciar las políticas públicas por la memoria, la verdad y la justicia y contra los crímenes de Lesa Humanidad


Contratos en la modalidad PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, ver más acá).

jueves, 23 de febrero de 2017

No lo siento


Ya hicimos nuestra propia carga
el aire está tan viciado, mis lagrimales secos
yo soy tan indigno como vos odiás que lo sea
y, cuando te agachás yo te veo triunfar
me gustaría decirte que lo siento, Aleppo
hay demasiado plástico en mi maldita cabeza
si fuera de carne y hueso, me despertaría muerto
lo siento por mi padre, por lo que quería que fuera
lo siento por mi madre, por simular que me quería
pero no, no lo siento para nada.